La medicina ortomolecular​ es una medicina alternativa orientada a mantener la salud humana a través de la suplementación nutricional. El concepto se basa en la idea de un medio bioquímico óptimo en el cuerpo y sugiere que las enfermedades reflejan sus deficiencias. El tratamiento de las enfermedades, según ella, involucra intentos para corregir “desequilibrios o deficiencias basadas en la bioquímica individual” a través de sustancias “naturales” como vitaminas, minerales, aminoácidos, elementos traza y ácidos grasos. Las nociones detrás de la medicina ortomolecular no están apoyadas por evidencia médica sólida y la terapia no está demostrada que sea efectiva;​ incluso ha sido cuestionada desde los años 1970s la rigurosidad de utilizar el término ortomolecularpara adjetivar una forma de medicina.

El consenso médico y científico sostiene que las amplias afirmaciones de eficacia propuestas por los defensores de la medicina ortomolecular no están adecuadamente probadas como las terapias farmacológicas. Se ha descrito como una forma de moda alimentaria y. Mientras que los practicantes apuntan a fuentes convencionales que han publicado investigaciones apoyando los beneficios de la suplementación nutricional he instancias en que la medicina usa vitaminas como tratamiento para algunas enfermedades.

Algunas vitaminas en grandes dosis se han asociado a un riesgo aumentado de enfermedad cardiovascular, de cáncer y muerte. El consenso científico es que para los individuos normales, una dieta balanceada contiene todas las vitaminas y minerales y la suplementación rutinaria no necesariamente está libre del diagnóstico de deficiencias específicas.